La buena tierra - Pearl S. Buck

viernes, 29 de marzo de 2019


Título original: The good earth
Edición: Mundo Actual de Ediciones
Páginas: 298
País: Estados Unidos
Tapa dura
Traducción: Elizabeth Mulder
Biblioteca propia

Wang Lung es un joven campesino chino que trabaja duramente las tierras de su anciano padre y a la vez cuida de este y de su hogar. Wang Lung quiere tomar esposa para que cuide de su casa y de su padre pero siendo un pobre campesino solamente puede aspirar a una joven esclava llamada O-lan que hasta entonces ha servido en casa de una familia rica. Al principio Wang Lung y O-lan son dos perfectos extraños pero se complementan perfectamente ya que ella es poco habladora y trabaja sin descanso pero además descubre que es una ama de casa atenta y ahorradora con cientos de recursos a su disposición.

La buena tierra es una visión del mundo rural chino antes de la revolución. Los campesinos trabajan sus tierras plantando arroz y otras legumbres y vendiendo las cosechas pero a la vez quedan a merced de las inclemencias del tiempo. Una sequía o una inundación prolongada provocaba grandes hambrunas y la mayoría de campesinos se veían obligados a emigrar a las ciudades grandes en busca de trabajo para sobrevivir. Muchos acababan en la mendicidad a merced de cualquier peligro. Podemos ver la gran diferencia de clases. O-lan era esclava de una familia terrateniente pero en las ciudades grandes las familias se dedicaban a los negocios. Tratan por igual a los esclavos, campesinos y mendigos. Las grandes casas con todo tipo de lujos quedaban aisladas entre grandes muros. Al otro lado se instalaban los pobres en chabolas improvisadas luchando por sobrevivir. Otra gran diferencia que aparece en la novela es el nivel de analfabetismo de los campesinos. En las ciudades no saben desenvolverse, no saben leer ni escribir, no saben de política, no entienden de religiones extranjeras, sus dioses son los protectores de la tierra.

Es una sociedad patriarcal. Wang Lung es el jefe de la casa pero debe obediencia a su anciano padre y su tío, un gandul aprovechado. O-lan queda directamente por debajo y su principal misión es la de tener hijos fuertes que trabajen las tierras. Tener un varón era símbolo de fortuna y continuación de la familia pero una hija era todo lo contrario y mejor si solamente era una pues habría que casarla y entregarle una dote. Las hijas eran prácticamente una maldición y no era una perdida si morían en la infancia. En muchas ocasiones las hijas eran vendidas a familias como el caso de O-lan que creció siendo esclava. En otros casos las niñas podían acabar en prostíbulos o desaparecer sin dejar rastro.

Otras novelas de la autora: La estirpe del dragón, Viento del Este, viento del Oeste.

2 comentarios:

  1. hola! vengo de ver tu instagram y ya te contesto que me gusto muchisimo este autor, La buena tierra me pareció excelente, si bien la historia es cruda y se sufre también conocemos mucho y eso me abre el apetito por leer mas del autor, gracias! te espero de vuelta, saludosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Búho Evanescente
      Es una forma estupenda para conocer las antiguas costumbres de China. Te recomiendo leer Viento del Este, Viento del Oeste si quieres seguir leyendo a Pearl S. Buck.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar