Evelina o Historia de una joven dama en su entrada en sociedad - Frances Burney

sábado, 2 de febrero de 2019


Título original: Evelina
Edición DÈpoca
Páginas: 580
País: Reino Unido
Tapa dura
Traducción: Eva María González
Ilustraciones: Hugh Thomson
Posfacio: Susanna González

Evelina ha sido la tercera conjunta del grupo de WhatsApp integrado por Mónica Serendipia, La Marmota Mecánica, Cris, Marisa, Isi, Dsdmona, Trotalibros y un servidor. De nuevo ha sido un éxito.

Evelina es una bella joven que vive junto a su protector, el reverendo Villars en plena campiña. Sus orígenes son dignos de una novela clásica, su madre, despreciada por su familia, acabó casándose con un hombre despreciable que la abandonó estando embarazada. Murió poco después de dar a luz haciéndole prometer a su amigo, el reverendo Villars que cuidaría de su hija. Evelina ha crecido ignorada por ambas ramas de su familia, cuidada y protegida por Villars y los Mirvan que la han acogido como compañera de su única hija. Un buen día los Mirvan invitan a Evelina a acompañarlos a Londres donde la joven experimentará la carencia de su educación y se verá también asediada por hombres que caen locamente enamorados de su belleza. Para empeorar las cosas, madame Duval, abuela de la joven, pretende hacer borrón y cuenta nueva y llevarse a Evelina a París para educarla y convertirla en un buen partido.

No penséis que Evelina es una novela romántica de su tiempo. Es una novela muy entretenida con una fuerte carga de críticas hacia los convencionalismos sociales del siglo XVIII. Se sabe que Jane Austen admiraba esta novela y se pueden ver ciertos parecidos en Orgullo y prejuicio.
Evelina no es una protagonista habitual. Mientras que otras son jóvenes de buena posición y tienen enamorados galantes, Evelina es prácticamente una bastarda ignorada por su familia biológica, con una educación básica ya que Villars no es hombre que pudiera permitirse pasar la temporada en Londres ni tener amistades elegantes. Tampoco cuenta con una herencia cuantiosa, al menos al principio. En cuanto a los enamorados ninguno es galante. Clements es un acosador en potencia, Smith un penco, el joven Branghton un malcriado, Lord Merton un machista misógino. Solamente Lord Orville se salva de dicha marabunta. Orville ha sido uno de los mejores personajes y uno de nuestros favoritos. Los hombres no son galantes, no tienen educación, acosan a derribo, tienen la fea costumbre de agarrar a Evelina de la mano y ella que no comprende esos comportamientos no atina a sentirse molesta hasta que es demasiado tarde ya que por vergüenza prefiere callar a resultar maleducada cuando tiene verdaderas razones para volverles la espalda. Pero siendo el siglo XVIII una joven como Evelina sería vista como una incauta sin educación y blanco de burla.

No solamente encontramos la crítica a los convencionalismos. La autora creó a dos personajes destinados a chocar una y otra vez. Uno es el capitán Mirvan, un hombre vocinglero que odia a los franceses, le molesta tener que acompañar a su esposa y su hija al teatro y aborrece tener contacto con la sociedad a los que no duda mandar a paseo. La otra es madame Duval. Esta señora viene expresamente de París para buscar a su nieta. Una señora sin educación pero con dinero que hasta ahora no se había preocupado por Evelina pero que llega dispuesta a poner su mundo patas arriba. Su némesis, el capitán Mirvan. Ambos protagonizan encuentros muy divertidos que se agravan cuando aparece en escena Monsieur Du Bois, acompañante de la señora.


La autora
Frances Burney (1752-1840) comenzó a escribir a una edad muy temprana. Casada con el general Alexandre D’Arblay. Tenía sus propias ideas sobre la educación de la mujer. Escribió tres novelas: Evelina, Cecillia y Camilla. D’Epoca Editorial recupera Evelina después de un largo tiempo de silencio en el que se ha dado más importancia a los diarios que escribió en vida.

Os la recomiendo muchísimo. La podéis conseguir tanto en físico como en digital.

4 comentarios:

  1. Haces bien en señalar que no es una novela romántica de su época, es que tiene mucho más: esa crítica social y esos tremendos "zas, en toda la boca" que les da a los monos de feria superficiales y catetos de la alta sociedad británica. Tiene escenas esperpénticas, como la de la de carrera de viejas, que son claro ejemplo de la sátira y denuncia de Burney sobre la estupidez de sus semejantes. Por no hablar de lo bien que refleja la autora la indefensión de su protagonista en un mundo de hombre, donde apenas tiene control sobre su propia vida.
    Me lo he pasado en grande leyendo contigo "Evelina", lo que nos hemos reído... Ha sido todo un descubrimiento, gracias a que Bego nos propuso la lectura porque yo ni me habría fijado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mónica.
      Una lectura que nos ha hecho pasar muy buenos ratos como en Lejos del mundanal ruido. Lo mejor comentarlo con vosotros. No puedo añadir más de lo que ya has escrito.
      Muchas gracias por tu comentario

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Justo te comenté lo mismo en la pasada entrada, pero este libro está en mis pendientes también. que enriquecedor debe haber sido leerlo en conjunto.

    Hasta la próxima entrada, nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Melany
      Lo más divertido ha sido leerlo con el grupo. Es una novela que te puede gustar.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar