Evelina o Historia de una joven dama en su entrada en sociedad - Frances Burney

sábado, 2 de febrero de 2019


Título original: Evelina
Edición DÈpoca
Páginas: 580
País: Reino Unido
Tapa dura
Traducción: Eva María González
Ilustraciones: Hugh Thomson
Posfacio: Susanna González

Evelina ha sido la tercera conjunta del grupo de WhatsApp integrado por Mónica Serendipia, La Marmota Mecánica, Cris, Marisa, Isi, Dsdmona, Trotalibros y un servidor. De nuevo ha sido un éxito.

Evelina es una bella joven que vive junto a su protector, el reverendo Villars en plena campiña. Sus orígenes son dignos de una novela clásica, su madre, despreciada por su familia, acabó casándose con un hombre despreciable que la abandonó estando embarazada. Murió poco después de dar a luz haciéndole prometer a su amigo, el reverendo Villars que cuidaría de su hija. Evelina ha crecido ignorada por ambas ramas de su familia, cuidada y protegida por Villars y los Mirvan que la han acogido como compañera de su única hija. Un buen día los Mirvan invitan a Evelina a acompañarlos a Londres donde la joven experimentará la carencia de su educación y se verá también asediada por hombres que caen locamente enamorados de su belleza. Para empeorar las cosas, madame Duval, abuela de la joven, pretende hacer borrón y cuenta nueva y llevarse a Evelina a París para educarla y convertirla en un buen partido.

No penséis que Evelina es una novela romántica de su tiempo. Es una novela muy entretenida con una fuerte carga de críticas hacia los convencionalismos sociales del siglo XVIII. Se sabe que Jane Austen admiraba esta novela y se pueden ver ciertos parecidos en Orgullo y prejuicio.
Evelina no es una protagonista habitual. Mientras que otras son jóvenes de buena posición y tienen enamorados galantes, Evelina es prácticamente una bastarda ignorada por su familia biológica, con una educación básica ya que Villars no es hombre que pudiera permitirse pasar la temporada en Londres ni tener amistades elegantes. Tampoco cuenta con una herencia cuantiosa, al menos al principio. En cuanto a los enamorados ninguno es galante. Clements es un acosador en potencia, Smith un penco, el joven Branghton un malcriado, Lord Merton un machista misógino. Solamente Lord Orville se salva de dicha marabunta. Orville ha sido uno de los mejores personajes y uno de nuestros favoritos. Los hombres no son galantes, no tienen educación, acosan a derribo, tienen la fea costumbre de agarrar a Evelina de la mano y ella que no comprende esos comportamientos no atina a sentirse molesta hasta que es demasiado tarde ya que por vergüenza prefiere callar a resultar maleducada cuando tiene verdaderas razones para volverles la espalda. Pero siendo el siglo XVIII una joven como Evelina sería vista como una incauta sin educación y blanco de burla.

No solamente encontramos la crítica a los convencionalismos. La autora creó a dos personajes destinados a chocar una y otra vez. Uno es el capitán Mirvan, un hombre vocinglero que odia a los franceses, le molesta tener que acompañar a su esposa y su hija al teatro y aborrece tener contacto con la sociedad a los que no duda mandar a paseo. La otra es madame Duval. Esta señora viene expresamente de París para buscar a su nieta. Una señora sin educación pero con dinero que hasta ahora no se había preocupado por Evelina pero que llega dispuesta a poner su mundo patas arriba. Su némesis, el capitán Mirvan. Ambos protagonizan encuentros muy divertidos que se agravan cuando aparece en escena Monsieur Du Bois, acompañante de la señora.


La autora
Frances Burney (1752-1840) comenzó a escribir a una edad muy temprana. Casada con el general Alexandre D’Arblay. Tenía sus propias ideas sobre la educación de la mujer. Escribió tres novelas: Evelina, Cecillia y Camilla. D’Epoca Editorial recupera Evelina después de un largo tiempo de silencio en el que se ha dado más importancia a los diarios que escribió en vida.

Os la recomiendo muchísimo. La podéis conseguir tanto en físico como en digital.

El gran Gatsby - Francis Scott-Fitzgerald


Título original: The Great Gatsby
Edición: Círculo de Lectores
Páginas: 215
País: Estados Unidos
Tapa dura
Traducción: E. Piñas
Biblioteca propia

Mi primera lectura de 2019 es un eterno pendiente de esos que veía en mi casa y nunca me decidía a coger. Este año me he propuesto leer alguno de estos pendientes y ya puedo eliminar uno de la lista.

Nick Carraway se muda a West Egg muy cerca de la fabulosa mansión de Gatsby, un hombre misterioso que celebra enormes fiestas con kilos de comida, litros de bebida y docenas de personas a las que apenas conoce. El pasado de Gatsby es un misterio, nadie sabe a ciencia cierta si es un nuevo rico, un heredero o incluso un asesino ya que no se sabe de dónde ha sacado su dinero. Lo cierto es que tiene una considerable fortuna que gasta a manos llenas semana tras semana. Además Gatsby es un tipo encantador que no tiene problema en agasajar a sus invitados con cualquier capricho, es poco hablador, se queda siempre en segundo plano.

Por otro lado encontramos a Daisy, una prima de Nick que está casada con Tom Buchanam, un hombre que le es infiel. Nick nos presenta un mundo de gente con mucho dinero y lujos donde la diversión tiene que ser constante pero apenas saben qué hacer con ella. La bebida es la principal fuente de diversión. Ninguno quiere responsabilidades o asumir las consecuencias de sus actos como se verá a medida que avanza la historia.

A pesar de su fama quizás no se la mejor forma de empezar con el autor. He visto que recomiendan mucho sus cuentos y de ahí pasar a las otras novelas.


El autor
Francis Scott Key Fitzgerald (1896-1940) considerado uno de los mejores autores estadounidenses. Conoció el éxito de manera tardía pero fue encumbrado a lo más alto. Su esposa Zelda y él protagonizaron uno de los romances más tormentosos que se recuerdan ya que sus caracteres chocaban de múltiples formas, una de las razones para el alcoholismo de él y el ingreso psiquiátrico de ella. Sus gustos escandalizaron a la rígida sociedad del momento que veía en la “Era del jazz” algo abominable pero que supuso un cambio radical en la música, el vestir y las costumbres de los años veinte.

Otras novelas: Suave es la noche, Hermosos y Malditos, A este lado del paraíso.

La bruja - Camilla Läckberg

martes, 29 de enero de 2019


Título original: Häxan
Edición: Maeva
Páginas: 679
País: Suecia
Tapa dura
Traducción: Carmen Montes Cano
Ubicación: Biblioteca Regional de Murcia

Tenía muchas ganas de leer este libro, soy seguidor “fiel” de Camilla Läckberg, he leído toda la saga de Fjällbacka. Sin embargo no todos los libros de esta saga son buenísimos. Este no lo es. Bueno es Las hijas del frío o La mirada de los ángeles. La bruja arranca con la desaparición de Nea, una niña de cuatro años que vive con sus padres en una finca alejada del pueblo. Treinta años antes otra niña, Stella, fue encontrada en una laguna cercana a la misma finca, la habían asesinado y se detuvo a dos chicas que fueron las últimas en verla con vida y además confesaron el crimen pero más tarde se retractaron.

Camilla Läckberg sigue con su fórmula habitual, el caso en tiempo presente con la desaparición de Nea y una conexión con el pasado. En este caso se remonta al siglo XVII para mostrarnos la vida de Elin, una mujer que tras quedarse viuda se traslada a vivir a casa de su hermana donde ejercerá como sirvienta para poder mantener a su hija. En medio aparecerán detalles de la desaparición de Stella en los años ochenta.

Después de tanto bombo, escuchar que la autora se había documentado a fondo y que era su novela más larga (679 p) me esperaba más. Pero lo cierto es que le sobran páginas. Por eso digo al principio que no es de sus mejores novelas. Se dice y no pasa nada. Pero personalmente me ha decepcionado un poco.

Läckberg nos trae de nuevo a nuestros queridos Patrik y Erica que siguen adelante con sus vidas ahora con tres niños que vigilar. Ambos se implican a fondo en el caso especialmente Erica ya que estaba escribiendo sobre el viejo caso Stella y pretende entrevistar a las principales sospechosas, Marie, ahora estrella de cine y Helen, casada y con un hijo. Si la novela hubiera ido sobre el caso Stella y la nueva desaparición quizás me hubiera gustado más. Se nota que para escenificarlo la autora ha seguido la historia de Anne Perry, también escritora que fue acusada junto a una amiga de asesinar a la madre de esta. Se juega también a señalar a Helen y Marie como las responsables de la desaparición de Nea ya que ambas se encuentran en la localidad al desaparecer la niña.

Para liar más la cosa, se introduce a un grupo de refugiados instalado en un centro administrado por una altruista pareja. Al poco de producirse la desaparición de Nea, algunos señalan que a saber qué clase de gente viven en el centro y si hay algún pederasta o terrorista. Racismo. ¿Cómo creo que encaja en la historia llamándose La bruja? Una caza. Todos sospechan de todos y un grupo señala a otro por ser extranjeros.

A pesar de introducir personajes que podrían haber dado mucho juego, creo que son demasiados y hay demasiadas tramas. Por ejemplo Marie y Helen que afirman no haberse visto en treinta años y son unas sospechosas perfectas y tienen sus secretos pero también tienes a Jessie, la hija de Marie que hace migas con Sam, el hijo de Helen. Lo de estos dos me ha parecido excesivo. De vez en cuando Läckberg le da por putear a sus personajes y estos dos se llevan muchos golpes. Son dos adolescentes antisociales. Sam ha sido acosado por sus compañeros de instituto, uno de ellos hijo de la pareja que ayuda a los refugiados y otra es hija de la hermana mayor de la desaparecida Stella. Lo siento, no recuerdo el nombre. Pero los dos vienen a ser una suerte de hijos de puta.

Sinceramente, cuando te encuentras una novela que se llama La bruja que remonta su acción al siglo XVII con la caza de brujas en Suecia, esperas que el caso de las niñas esté relacionado ya que las leyendas siempre han señalado que las brujas se llevaban a los niños pequeños para sus rituales. Uno espera una caza de brujas en tiempo presente, señalar a las “brujas” actuales, Marie y Helen como sucedió en el pasado. El final de la novela me ha dejado frío. De verdad que esperaba más conociendo la trayectoria de Läckberg, a veces le salen libros flojos pero suele remontar. Esta vez ha vuelto a bajar. La solución del caso no me ha parecido creíble y de haber sido una novela más corta sumaría puntos.