La maldición de Hill House - Shirley Jackson

martes, 30 de octubre de 2018


Título original: The Haunting of Hill House
Edición: Valdemar Gótica
Páginas: 253
País: Estados Unidos
Tapa dura
Traducción: Óscar Palmer Yáñez
Ubicación: Biblioteca Regional

Hill House ha estado cerrada durante cerca de ochenta años debido a su tenebrosa fama. Nadie en su sano juicio se le ocurriría pasar una noche en su interior. Los lugareños evitan sus alrededores y niegan conocer su camino cuando se les pregunta. El doctor Montague experto en antropología quiere hacer un experimento y averiguar si verdaderamente hay perturbaciones psíquicas en la supuesta mansión embrujada. Decide pasar un tiempo en Hill House con la compañía de Theodora con una supuesta capacidad telepática, Eleanor que busca un cambio en su vida y Luke sobrino de la dueña de la casa, condición que la señora pone para librarse de él unos días.

Cuando empecé a leer la novela me acordé de una película que vi hace años  que se llamaba The Haunting, traducida como La Guarida. La protagonizaba Lily Taylor, Catherine Zeta-Jones, Liam Neeson y Owen Wilson. La Hill House de la película y los personajes no tienen nada que ver con este libro.


Eleanor es la primera en llegar y se inquieta con la terrible sensación que le produce Hill House y sobre todo con la actitud de los guardeses, los señores Dudley que se niegan a permanecer en la propiedad durante la noche. La casa produce una espantosa sensación de abandono y rechazo, las habitaciones son oscuras y las puertas y ventanas siempre están cerradas. Nell, como todos la llaman ha cuidado durante años de su madre enferma sin ayuda de su hermana que alegando tener necesidades económicas quiere acaparar toda la herencia. Nell es el personaje que mejor conoceremos durante las 253 páginas, el resto de personajes se van conociendo poco a poco pero la gran protagonista es Hill House. Como toda buena casa encantada tiene una historia oscura y morbosa.

Todos los personajes tienen un punto de locura. Nell después de tanto tiempo a solas con su madre, al parecer una persona muy difícil de tratar y de cuidar estando enferma, Nell saborea su libertad y no escucha cuando le advierten que es peligroso aceptar la proposición del doctor Montague. Hill House hará aflorar en ella sus sentimientos más escondidos.

Como decía, la casa es la gran protagonista. Todos los personajes perciben que no son bienvenidos. Es una casa oscura y laberíntica donde las puertas al parecer se cierran solas. El aire es malsano, hay una corriente de maldad en el ambiente que no saben explicar.

Es una lectura muy oscura, os la recomiendo porque se lee en muy poco tiempo, sus personajes son tremendos y tiene esa cosilla de querer más. Descubrí a Shirley Jackson con Siempre hemos vivido en el castillo en agosto y me quedé con ganas de más.

Muy de actualidad se encuentra ahora la miniserie de Netflix del mismo nombre pero parece ser que han cogido los nombres de los personajes y han realizado una trama totalmente diferente. Personalmente no la voy a ver por el excesivo entusiasmo de algunos que dicen que da mucho miedo y sé que como la vea me va a pasar lo contrario y saldré de la serie sin más.

Reto 100 Libros Nº 59

No hay comentarios:

Publicar un comentario