Cotilleo en las novelas de Agatha Christie

domingo, 21 de octubre de 2018


Cuando leía alguna novela de Agatha Christie siempre me llamaba la atención que Poirot y la señorita Marple se valieran del cotilleo para sus investigaciones. El cotilleo es algo que existe desde que el mundo es mundo, es divertido rajar de alguien que nos cae mal, es adictivo cuando te quieres enterar de todo pero también es feo y peligroso, feo porque acabas con la corona de cotilla, portera, bocas del barrio o pueblo ya seas hombre o mujer y peligroso (si habéis leído a Agatha Christie) algunas de las víctimas morían debido a eso, a que son bocas incurables. No me voy a dedicar a sacar una lista de víctimas que murieron por saber demasiado pero sí una lista de mis cotillas favoritos.


Poirot
Aparte de poner a trabajar las células grises Poirot obtuvo mucha información del cotilleo. El belga hablaba con todo tipo de personas mientras investigaba sus casos. En ocasiones tenía que tratar con respetables damas maduras de esas que niegan ser parlanchinas pero enseguida le dan a la lengua. Por ejemplo en novelas como El testigo mudo, Pleamares de la vida y relatos como El león de Nemea aparecen inagotables señoras deseosas de hablar.


Jane Marple
Tildada (por ignorancia por supuesto) de ser la mayor cotilla de su pueblo. Miss Marple no tiene culpa de que la gente sea tan crédula y le cuenten sus trapos sucios cuando ella investiga en favor de la justicia. Esta bondadosa dama es toda una justiciera. Por edad y estilo era perfecta para hablar con otras mujeres parecidas en busca de datos que ayudaran a resolver un entuerto. Por ejemplo en Un crimen dormido miss Marple escarba en los antecedentes de Hillside para ayudar a Gwenda Reed y en Muerte en la vicaría recoge mucha información gracias a sus vecinas y la privilegiada posición de su jardín justo al lado de la casa del reverendo Clement.


Las chicas de St Mary Mead: miss Hartnell, la señora Price Ridley, miss Wetherby
Son las amigas y vecinas de miss Marple. Aparecen retratadas en Muerte en la vicaría y tienen apariciones en novelas como El espejo se rajó de lado a lado, Un cadáver en la biblioteca y relatos como El crimen de la cinta métrica. Les gusta espiar desde sus jardines y reunirse en casa de unas u otras para discutir sus chismes.


Mr. Satterthwaite
Un caballero en toda regla, con dinero suficiente para dedicarse a la vida relajada. Lo suyo son los dramas humanos. Tiene buen ojo para observar la naturaleza humana. Domina el arte de la conversación que siempre le dio buenos frutos. Este personaje tiene muy pocas apariciones en la obra de Agatha Christie. Lo podéis encontrar en los relatos de El misterioso señor Quin y aparece junto a Poirot en la novela Tragedia entres actos.


Caroline Sheppard
Aparece en El asesinato de Roger Ackroyd siendo la hermana del médico. Ya desde el primer capítulo la autora nos deja claro cuál es su modus operandi. Es frecuente en la obra de la autora ver que el servicio doméstico constituye una gran fuerte de información. Caroline propaga las habladurías, no es que sea una mala persona pero lo que hace es bastante reprochable y sin embargo sus comentarios tienen información valiosa que Poirot utilizó para resolver el crimen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario