Homenaje a Cataluña-George Orwell

martes, 26 de junio de 2018


Título original: Homage to Catalonia
Edición: Debolsillo

George Orwell fue militante del POUM y participó en la guerra civil más como espectador que como miliciano como él mismo revela en las páginas de este libro. Libro que además le costó publicar y que pasó por varias correcciones hasta encontrarlo actualmente con numerosas anotaciones aclaratorias. Orwell llegó con el espíritu del cambio pero muy pronto pudo darse cuenta de que la guerra, la pertenencia a un grupo que se alejaba de sus propios ideales, las escaramuzas en plena calle y la prensa no era lo que esperaba. El libro nos sitúa en 1937 momento en que la guerra se desarrollaba en el interior del país. Orwell fue destinado al frente de Aragón, estuvo en la zona de Huesca y pudo comprobar que primero, sus compañeros apenas estaban instruidos, segundo, el armamento era obsoleto, según revela, algunos de los fusiles eran de finales del siglo XIX. El soldado republicano español apenas tenía el equipamiento completo para viajar y mantenerse en la posición designada durante meses. Algunos hombres tenían esparteñas, aquellos que llevaban botas las usaban hasta el límite cuando podían sustituirlas si volvían a zona segura o las conseguían como botín tras acabar con el enemigo. La estancia en el frente se puede resumir en permanecer a cubierto, a veces se avanzaba a veces no, eran más peligrosas las balas perdidas como experimentó el propio Orwell en sus carnes, rara vez las ráfagas de ametralladora daban en el blanco, las granadas de mano igual explotaban que igual te explotaban en la mano.
Toda su experiencia se desarrolla entre Barcelona y Huesca. En la ciudad condal Orwell es testigo de los Hechos de Mayo, los tiroteos en las calles, la toma del edificio de Telefónica, la condena del POUM que obligó a Orwell y otros compañeros a salir de España antes de ser apresados acusados de traición. Barcelona, ciudad revolucionaria por excelencia es escenario de largas colas de desfavorecidos que esperan poder comprar alimento, el pan era tan caro que había familias que se veían obligadas a pasar días sin comer ya que gastar el dinero que les quedaba tampoco merecía la pena. Por supuesto en los primeros meses de la guerra la ciudad era un hervidero de ideas revolucionarias, hubo igualdad proletaria pero poco a poco el viejo orden social se va recuperando. Los ricos seguían siendo ricos mientras que la clase obrera iba cada vez más abajo. El testimonio de Orwell es de gran relevancia.

Reto 100 Libros Nº 28

No hay comentarios:

Publicar un comentario