Pasajero de Fráncfort de Agatha Christie

domingo, 14 de enero de 2018


Pasajero de Fráncfort (Passenger to Frankfurt) en su lengua madre, se escribió en 1970. Esta edición de 2008 fue editada por RBA y se podía conseguir comprando el periódico La Verdad que sacó una colección de varios títulos hace casi diez años.

Sir Stafford no se precia de ser un diplomático al uso. Disfruta creando pequeños inconvenientes, dice lo primero que se le ocurre en los momentos más insospechados y no le dan misiones de peso por miedo a que lo desbarajuste todo. Sir Stafford se divierte y es amigo de lo inesperado tanto, que cuando una mujer desconocida le pide su capa con capucha y su pasaporte para escapar de sus enemigos él acepta de inmediato sin saber que es el primer paso para convertirse en el blanco de una conspiración internacional que toca numerosos países.

En su introducción hace referencia a todo esto además de las típicas preguntas que siempre tenía que responder como de dónde sacaba sus ideas o si sus personajes están tomados de la vida real. Es la única novela de toda la producción que toca temas tan actuales (los de su momento claro) y que son perfectamente posibles aunque esta historia no deja de ser fantasía. Después de leer Pasajero de Fráncfort uno no puede dejar de acordarse de series, películas y novelas que tocan un tema tan parecido al de la novela. Me gustaron Stafford y Mary Ann, están hechos el uno para el otro. La carga de ideología, la opresión de los viejos mandatarios es latente, un mundo transformado que no termina de alejarse de las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. Verdaderamente Agatha Christie reflejaba su presente en sus historias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario