El misterio de Sittaford de Agatha Christie

domingo, 10 de diciembre de 2017

The Sittaford mystery es una novela de 1931, tal vez uno de los títulos menos conocidos de la autora, otras novelas han estado siempre en primer lugar quitando protagonismo a algunas de las primeras creaciones de Agatha Christie. La edición universalmente conocida, Editorial Molino, la encontré en la Feria del libro de Murcia. Es el último que leo con respecto a las historias no vinculantes con los personajes estrella.


Los vecinos de Sittaford están intrigados por la repentina aparición de las Whillett, madre e hija, que han alquilado la mansión del capitán Trevelyan para pasar el invierno. Nadie se explica por qué alguien haría semejante cosa conociendo los crudos inviernos de la zona pero parecen dos alocadas ricachonas que tienen un capricho pasajero. La casa la alquilan a buen precio y Trevelyan parece no tener inconveniente en trasladarse a la cercana localidad de Exhampton. El mayor Burnaby, uno de los alquilados acepta tomar el té en la mansión junto con algunos amigos. Para amenizar la velada se propone celebrar una sesión espiritista. Para estupor de todos reciben un mensaje anunciándoles la muerte del capitán Trevelyan. Sin tiempo que perder, el mayor Burnaby desafía la ventisca para comprobar si su amigo se encuentra bien. Al llegar a Exhampton descubre el cadáver de su amigo, lo han asesinado.

La novela se nota que es de los primeros casos que entremezclaba un poco de humor con el romance y el crimen misterioso. No lo digo como experto sino porque tiene trazas de novelas como Trayectoria de boomerang. Encontramos al inspector Narracott, encargado de esclarecer este asesinato. El inspector es un hombre avispado que procede con orden y método. Tienen un candidato a culpable en la figura de Jim, un sobrino de Trevelyan que había ido a verle por una cuestión de urgencia. Nadie más aparte de los familiares del muerto parecen tener una razón para matarle. Para los familiares es un alivio aparecer en el testamento. Emily Trefusis, prometida de Jim, unirá sus fuerzas con el joven Charles Enderby para descubrir al verdadero culpable antes de que todos achaquen la condena a Jim por ser un sospechoso conveniente. El periodista y Emily hacen buena pareja según todos los que apuntan a que entre ellos surgirá el amor. Emily es decidida, un personaje que tiene poco que envidiar a Bundle o Anne Beddingfeld mientras que Charles es el periodista listillo que cree manejar la situación conforme va encontrando pequeñas pistas. Lógicamente el lector no tiene que perder de vista a las Whillett, ¿por qué esa elección de vivienda viniendo ellas de un lugar tan cálido como África? Tampoco hay que dar la espalda a la familia de Jim, aparte de él sus hermanos y su tía se benefician de esta muerte. Trevelyan era un hombre difícil y al parecer se lo buscó.

2 comentarios:

  1. Holaaa
    Lo tengo pendiente, ahora me estoy leyendo Muerte en el Nilo^^
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandry.
      ¡Genial! Espero que te guste mucho.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar