La señora Dalloway de Virginia Woolf

miércoles, 21 de marzo de 2018



Título original: Mrs Dalloway
Edición: El Mundo, colección Las cien joyas del milenio. Unidad Editorial, S.A.

Este año aparte de tratar de leer cien libros me he propuesto leer libros de Virginia Woolf. Este título lo tengo por una colección del año 1999 que recogía cien obras como conmemoración del milenio. La señora Dalloway nos pone en contacto con tres personajes principales. Por un lado Clarissa Dalloway, una inteligente mujer madre de familia que organiza una de sus fiestas. Seguimos sus pensamientos durante varias horas a través de los cuales podemos ver su forma de entender el mundo que la rodea. El segundo personaje es Peter Walsh, viejo pretendiente de Clarissa que acaba de volver a Londres. Hubo cierto asuntillo entre ellos siendo jóvenes. Con su inesperada irrupción, Clarissa rememora la época en la que ella y Peter eran inseparables y pasaban las vacaciones en el campo. El tercer personaje es Septimus Warren Smith, un hombre que sufre un trastorno mental y no deja de tener inquietantes emociones. El médico le ha prescrito reposo, algo que Rezia, su esposa italiana intenta procurarle pero incluso en los lugares más tranquilos Septimus sufre el acoso de sus pensamientos.

La novela no es muy larga. Se centra en estos tres personajes y sus emociones. A través de ellos conocemos a otros personajes como la esposa de Septimus, Richard y Elizabeth, marido e hija de Clarissa, amistades que acudirán a la fiesta de los Dalloway… Por un lado la distinguida dama, siempre perfecta, envidiada y admirada a partes iguales, por otro un hombre que ha llegado a la madurez sin apenas cambiar de actitud y por último un hombre acosado por el pasado y sus crisis mentales. Nadie le entiende, se siente desgraciado. Aquí se trata el tema de la conocida como neurosis de guerra padecida por soldados. La novela se narra en los años veinte, no han pasado ni diez años de la Primera Guerra Mundial, Septimus fue combatiente siendo testigo de múltiples desastres. Un tema bien conocido por la propia Virginia. Si habéis leído algo de ella sabréis que se suicidó ante el temor de volverse loca, anteriormente había sufrido crisis de las que se recuperaba y según he leído era capaz de anticiparse a ellas.
El sufrimiento de Septimus está plasmado de forma sensible, nos invita a simpatizar con él.
Clarissa observa y tiene sus propias opiniones. Siente angustia e inquietud, se hace preguntas. Han sido mis personajes favoritos. Están descritos de manera tan sencilla que en pocas palabras podemos seguirlos.

¿Vosotros habéis leído La señora Dalloway, os gustó?

Reto 100 Libros Nº 11

No hay comentarios:

Publicar un comentario