Fuego blanco de Douglas Preston & Lincoln Child

jueves, 29 de marzo de 2018



Título original: White fire
Edición: Plaza & Janés

Llevaba una larguísima temporada sin leer nada de Preston y Child, concretamente después de La ciudad sagrada, novela que me faltaba por leer de las primeras escritas por los autores. Ya no recuerdo si alegué por qué llevaba una temporada mucho más larga sin leer y es que después de leer el desastroso final de la trilogía de Helen puse veto a las novelas de Pendergast hasta que el cabreo se disipase. De manera que aquí vuelvo con otro de sus casos esta vez acompañado de Corrie Swanson, la impulsiva chica que conoció en el caso de Naturaleza muerta y que casualmente aparece en Sangre fría, segunda entrega de la trilogía. Para evitar disgustos lo he sacado de la biblioteca.

Fuego blanco es la continuación de la saga, va justo detrás de la olvidable Dos tumbas. Todo comienza con Corrie, alumna de la John Jay, que pretende hacer una tesis que quizás le venga demasiado grande y es que siendo apenas alumna de segundo año quiere optar a un reconocido premio que no está a su alcance. Después de ver por tierra su primera idea, Corrie escucha interesada una historia ligada al viejo estado de Colorado, ciento cincuenta años antes en una población minera, varios hombres fueron encontrados brutalmente mutilados en las montañas. El responsable fue un oso solitario devorador de humanos. Emocionada, Corrie acude a Roaring Fork lista para examinar los restos hasta que de repente la amable predisposición de las autoridades locales se cierra por completo después de que Corrie por suerte descubra unas marcas en los huesos que no tienen nada que ver con el ataque de un oso. Sin pensar en las consecuencias, Corrie allana el almacén donde se encuentran los huesos y es detenida por la policía. Parece ser que la distinguida señora Kermode no va a permitirle continuar con su investigación. Es el momento de llamar a Pendergast.

En mi opinión la novela es normalilla, no tan mala como Dos tumbas pero bastante mejor. Quizás no hubiera sido un caso para Pendergast y haber sido Corrie la protagonista. Pero  si la protagonista hubiera sido Corrie habría acabado en prisión por allanamiento y la corrupción de los poderosos del pueblo y nadie se hubiera interesado por el asesino pirómano hasta que hubiera ardido todo Roaring Fork. Corrie era un personaje bastante entretenido en Naturaleza muerta pero aquí no me ha gustado nada. Demasiado cría. Incapaz de evaluar las consecuencias y eso que Pendergast le dice que tenga cuidado, a su especial manera de ser callado y hermético. La ambientación del pueblo es uno de los fuertes de Preston y Child ya que les encanta poner a los multimillonarios como lo que son, gente muy rica con gustos demasiado grandes y muy, muy caros. Roaring Fork empezó siendo un pueblo minero que conoció buenos tiempos en el siglo XIX, pasó por una etapa de parón total hasta que varios ricos construyeron una estación de esquí exclusiva para gente rica y llenaron el pueblo de dinero y casas enormes que solo se ocupan para las vacaciones. Precisamente las casas son el objetivo del asesino. Mata a sus víctimas y prende fuego a las viviendas provocando incendios devastadores en los que nada queda en pie. Esta vez el sheriff es Morris, un hombre con remordimientos, muy alejado de D’Agosta y otros policías que han aparecido en novelas anteriores. Normalmente Pendergast se lleva y no se lleva con ellos pero Morris tiene clara una cosa, su objetivo es capturar al culpable. Un punto interesante de la novela es que se hace un pequeño homenaje a Arthur Conan Doyle el cual supo de la historia de Roaring Fork por medio de Oscar Wilde, lo que le cuenta es tan atroz que se sospecha que lo plasmó en un relato que nunca ha sido encontrado. Obviamente es ficción. Aunque el club sherlockiano es muy real.

¿Vosotros habéis leído algo de Preston y Child, os gustan? ¿U os pasa lo que a mí después de la trilogía de Helen?

Reto 100 Libros Nº 15

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Adol!
    Pues no he leído nada de ellos y la verdad es que ahora mismo estoy huyendo de todo aquello que no sean novelas autoconclusivas. De todas formas, creo que tiene una premisa bastante interesante. Quizás me anime en un futuro a leer algo :)
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ro.
      Estos autores tienen un par de novelas autoconclusivas que igual te pueden interesar como El pozo de la muerte o El códice maya. La saga de Pendergast es entretenida pero yo he tropezado con un par que me ha desinflado el ánimo. Espero que te animes porque hay algunas muy chulas.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar