Pleamares de la vida & Después del funeral de Agatha Christie

domingo, 31 de diciembre de 2017


Pleamares de la vida (Taken at the flood) en el original, es una novela publicada en 1948. La edición Debolsillo incluye también Después del funeral (After the funeral) publicada en 1953.

Pleamares de la vida
Gordon Cloade ha muerto y toda su fortuna pasa a manos de su joven y bonita esposa Rosaleen, dejando en la estacada al resto de la familia. Los hermanos de Gordon buscan una solución mientras que la viuda se instala en el pueblo junto a su hermano que parece dispuesto a no ceder ni una sola libra. Lyn, sobrina del difunto acaba de volver del frente y se encuentra desplazada en un entorno que no ha cambiado en apariencia. Poco después llega un tal Enoch Arden que mantiene una conversación con David Hunter. Al día siguiente se descubre el cadáver de este desconocido que podría ser el primer marido de Rosaleen.

La acción de esta novela se ambienta con la posguerra. La II Guerra Mundial ha terminado y todos los que han vuelto del exterior deben encontrar su lugar pero también aquellos que se quedaron. En el caso de Lyn, ex WRENS (Women’s Royal Naval Serviced, (Servicio Femenino de la Armada Real), que tiene que acostumbrarse a la rutina choca con el de Rowley que debió quedarse cuidando la propiedad mientras su prometida y su mejor amigo iban a la guerra. También vemos las consecuencias para Frances y su marido que perdieron a su único hijo en el conflicto. La inestabilidad económica se representa con la fastuosa herencia de Gordon que cae en manos de su viuda dejando desprotegidos a sus hermanos, aparece alguien dispuesto a sacar tajada, deudas…
Y como no puede ser de otra manera, unos personajes diferentes entre sí con sus amores, celos, ambiciones y terrores. Mis personajes favoritos fueron Rosaleen, Frances, Rowley y David Hunter.

Después del funeral
Richard Abernethie ha muerto y su familia se reúne para la lectura del testamento. Todos salen beneficiados, su fortuna se ha dividido bien y están contentos. Sin embargo Cora, la hermana menor inquieta a todos cuando se le ocurre preguntar: ¿pero fue asesinado, verdad?
Poco después Cora aparece brutalmente asesinada y sus familiares comienzan a hacerse preguntas en especial Mr. Entwistle, el abogado y amigo de Richard Abernethie que decide consultar con su amigo Hercule Poirot sobre el asunto.

De nuevo una familia totalmente disfuncional y de nuevo cada uno con sus ambiciones y secretos. A diferencia de Pleamares de la vida, esta historia se construyó sobre una simple pregunta, la que Cora hace al principio y que la lleva a la muerte. De nuevo el tema de las herencias pero a la vez encontramos los celos representados en Timothy, el achacoso y quejica que no está conforme con nada. También el egoísmo estúpido, no es que Cora fuera mala a propósito, simplemente no sabía medir sus acciones. Con respecto a Helen, es uno de esos personajes que recuerdan a tantos otros similares de otras novelas, un personaje muy agradable. Con respecto a la joven generación me llamó mucho la atención como Susan, tan independiente estuviera subordinada a sus sentimientos mientras que Rosamund se dejaba llevar haciendo y diciendo lo que le daba la gana, parecida a Cora. George por otra parte me recordó bastante a Charles Arundell de El testigo mudo capaz de hacer lo que fuera por dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario