La librería del señor Livingstone de Mónica Gutiérrez

sábado, 23 de diciembre de 2017

No hace mucho me leí El noviembre de Kate siendo la primera novela que leía de temática feelgood. El resultado fue bueno y quise probar esta nueva publicación y el resultado ha sido más satisfactorio. Editado por Roca, la novela se publicó en noviembre de 2017.


Agnes Martí, cansada de no encontrar trabajo en el ámbito de la arqueología o el patrimonio decide mudarse a Londres y probar suerte. Sin embargo sus opciones escasean todavía más conduciéndola a un estado de tristeza y desamparo que no la abandona. Su único apoyo es Jasmine, su compañera de piso. Mientras tanto Edward Livingstone, propietario de Moonlight Books, una librería atípica, intenta sobrevivir a clientes ignorantes que pagan gustosamente por libros que no les van a aportar nada a pesar de que intenta convencerles de leer otros más interesantes. Una tarde Agnes encuentra por casualidad la librería y como si de un encantamiento se tratase, queda hechizada por el lugar y lo que es mejor, encontrará su camino.

Si algo tiene esta novela es que todos sus personajes y escenarios hacen que el lector se sienta cómodo y lea dejándose llevar por la historia. El gruñón señor Livingstone, la amable Sioban, el pequeño Oliver Twist, abandonado por su madre cada tarde en la librería, Agnes, la señora que cada semana se lleva algo nuevo, Jasmine, John, todos ellos tienen un encanto especial. La prosa de la autora sigue su proceder habitual, es más, se muestra reincidente en aportar grandes dosis de amabilidad, tranquilidad y buen humor. Además de encontrar un catálogo literario muy fuerte con autores como Edmund Crispin o Charles Dickens, este catálogo es uno de los atractivos del libro ya que recomiendan lecturas que nos pueden resultar muy interesantes. Mis personajes favoritos han sido Oliver, el pequeño genio estudioso del espacio sideral, un chiquillo cuya madre ha tomado la librería por una academia o algo por el estilo cosa que al chaval le da igual ya que tiene sus propios intereses. El señor Livingstone con su fatalismo, sus recomendaciones literarias y su buen corazón. Agnes me ha recordado a la protagonista de El noviembre de Kate por ese aspecto de hada silenciosa con el pelo flotando al viento, caminando descalza y consumiendo compulsivamente tazas de café. Personajes a medida que hacen de esta nueva novela una lectura cómoda digna de acompañar con una buena taza en un sitio tranquilo. Si ya conocíais sus anteriores novelas, esta no os defraudará.


Como veis esta entrada ha sido muy feelgood, no os preocupéis que volverá mi vena chunga :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario