Inocencia trágica de Agatha Christie

domingo, 3 de diciembre de 2017

Ordeal by innocense en el inglés original es una novela publicada en 1958 siendo una trama no protagonizada por ninguno de los personajes estrella de la autora. Ni siquiera aparece un personaje secundario conocido. La historia nos muestra de nuevo una familia, del tipo que Agatha Christie nos tiene acostumbrados.


El doctor Calgary cree obrar con honradez al visitar a la familia Argyle y contarles que Jack Argyle estaba con él en el momento en el que su madre fue brutalmente asesinada. El principal sospechoso de este crimen era Jack, considerado por todos como el responsable más evidente debido a su fama de violento. La señora Argyle fue enterrada y Jack condenado por asesinato pero murió poco después en prisión mientras Calgary, ajeno a todo, sufría un accidente y más tarde partía con una expedición al Antártico. A su regreso y enterarse de lo ocurrido pensó que lo más importante era contar a su familia que Jack era inocente como este aseguraba en el juicio. La noticia por supuesto no es bien recibida por la familia.

Son muchos los ejemplos de familias que nos ofreció Agatha Christie en su producción desde padres controladores e hijos sometidos, madrastras susurrantes e hijastros aterrados, el tío millonario que provee por todos y sus hermanos acomodados, la acaudalada tía solterona y sus ambiciosos sobrinos… En Inocencia trágica tenemos un matrimonio que adoptó varios hijos. Su posición económica lo permitía. Los chicos vivieron en un ambiente protegido y sin carencias y con mucho cariño, pero un cariño artificial. Tenemos un retrato de la difunta señora Argyle donde la vemos como la benefactora de todos, nada parecía suficiente y estaba metida en numerosas organizaciones benéficas. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial llevó a vivir a su casa a cinco niños desprotegidos que crió como suyos dejando de lado a su marido que pareció adoptar el rol de esposo silencioso. Hester, Jack, Michael, Mary y Christine de diferentes procedencias han crecido sobreprotegidos, mimados y achuchados hasta la extenuación. ¿Quién de los miembros de la familia podría querer hacer daño a una persona tan buena como la señora Argyle que se desvivía por los desfavorecidos?

Precisamente es su bondad expansiva lo que la cegó. ¿Quién sino iba a asesinarla? La novela ofrece varios candidatos desde el amable Leo Argyle, el viudo, enamorado de miss Vaugham y viceversa, la perfecta Mary, el silencioso Michael, la buena Christine, la extraña Hester e incluso Kirsty Lindstrom, gobernanta de la casa Argyle. Se sugieren rencores pasados, motivos excelentes que van más allá del dinero. Sobre todo el ambiente de sospecha e indignación es palpable. Ellos ya habían conseguido superar el ser el blanco de la prensa y las habladurías, había un culpable condenado, todo parecía haberse encauzado y aparece Calgary para romper su estabilidad. Porque si hay pruebas de que Jack no ha sido, ¿entonces quién de ellos? Todos se miran con desconfianza, ¿ha sido papá? ¿tal vez Michael que siempre ha sido raro? ¿la buena de miss Vaugham? Por un lado alguien que cree hacer lo correcto y por otro lo inoportuno de surgir de la nada y soltar aquella bomba. ¿Pero dejar al auténtico asesino libre?

¿Conocíais la novela? ¿Os parece curiosa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario