El tren de las 4.50 & El espejo se rajó de lado a lado

domingo, 24 de diciembre de 2017

El tren de las 4.50 (4.50 from Paddington) en el inglés original se publicó en 1957. Debolsillo sacó hace tiempo esta edición con dos novelas en una. Este ejemplar incluye El espejo se rajó de lado a lado (The mirror crack’d from side to side) en el inglés original se publicó en 1962 y tiene su escenario en St Mary Mead.


El tren de las 4.50
La señora McGillicuddy es testigo de algo horripilante, mientras viaja en tren puede ver desde su ventanilla cómo en el tren vecino se comete un asesinato. Un hombre estrangula a una mujer mientras los trenes deben correr a la par por una señal reglamentaria. Como está previsto, el revisor no cree a la dama considerando que se lo ha imaginado todo y la mujer le contará todo a su amiga Jane con quien se hospedará varios días.
La señorita Marple empezará poco después su particular investigación reclutando a una vieja amiga, Lucy Eyelesbarrow para “infiltrarla” en una casa cercana al punto donde se cree que se cometió el asesinato. Lucy entrará en contacto entonces con los Crackenthorpe, una singular familia.

Si hay algo que mola de esta novela es la familia Crackenthorpe empezando por el padre que aborrece a todos sus hijos y estos están deseando su muerte. Desde la amable Emma hasta el bohemio Cedric, todos son humillados constantemente por el viejo avaro. Lucy ha sido otro personaje estupendo, es la eficiencia en persona, capaz de resolver cualquier problema, incluso investigar un crimen. La cosa ya de por sí es surrealista, una chica que por mediación de su antigua patrona se pone a buscar el cadáver de una mujer asesinada por una intuición de una señora mayor que vive en el campo. Pero esa es la magia de las novelas de Agatha Christie. La familia pertenece a lo que yo llamo la serie de familias disfuncionales, las hay de todo tipo en la producción de la autora.

El espejo se rajó de lado a lado
La señora Bantry, una de las más íntimas amigas de miss Marple, ha vendido su casa a la famosa actriz Marina Gregg que ha ido a instalarse después de reformarla a su gusto. La llegada de esta actriz causa sensación en el pueblo y todo el mundo está deseando verla y en los jardines de la casa se organiza una fiesta benéfica aprovecharán la oportunidad.
Miss Marple no puede acudir por encontrarse convaleciente después de una gripe pero gracias a Dolly Bantry se entera de todos los detalles. Durante la recepción privada una de las invitadas cae fulminada tras beber de su copa. La autopsia revelará que fue envenenada.

En esta novela podemos ver el paso del tiempo en el pueblo, vecinos que han fallecido, una urbanización que se ha construido cerca y los estudios de cine donde Marina Gregg se encuentra rodando una película. La propia miss Marple tiene que convivir con una eficiente pero cargante acompañante que le hace los recados, una especie de enfermera para todo. Tras esta primera muerte la policía tratará de averiguar si el marido tiene algo que ver pero lo que más intriga es la extraña mirada que Marina Gregg dirigió a alguien de la sala. Es una de mis favoritas desde luego, me gustaban las pullas con miss Knight, la adulación por la clase alta, la reaparición del inspector Craddock, esa extraña longevidad de la protagonista que no parece envejecer mientras los demás sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario