Agnes Grey de Anne Brontë

miércoles, 27 de diciembre de 2017


Título: Agnes Grey
Autora: Anne Brontë
Editorial: Cátedra Editorial

Este año no podía pasar sin haber leído al menos un libro de cada hermana Brontë. Empecé por las dos más famosas, Cumbres borrascosas y Jane Eyre ya que las tenía a mano. Anne Brontë es la menor de todos los hermanos y también se dedicó a la literatura aunque no es tan conocida como Charlotte y Emily, sus respectivas obras de cabecera siempre han hecho sombra a sus escritos. Sinceramente Agnes Grey es mi favorita y eso que no he leído otras como La inquilina de Wildfell Hall. Este ejemplar si sois de Murcia lo podéis encontrar en la Biblioteca Regional.

Agnes vive con sus padres y su hermana en una pequeña población rural donde el señor Grey ejerce de clérigo. Ambas hermanas han sido educadas por la madre y han progresado en sus respectivos estudios pese a las pocas esperanzas que su abuelo materno auguraba al matrimonio de sus padres ya que estos sobrevivieron con sus propios recursos. Un buen día el señor Grey invierte una fuerte suma de dinero en un negocio con esperanza de conseguir un beneficio que ayude a su familia pero este negocio quiebra y el golpe es tan fuerte que la salud del clérigo se resiente poniendo en movimiento a las mujeres de la familia. Agnes decide entonces ponerse a trabajar para ayudar a sus padres a pesar de la oposición inicial de estos pero finalmente hará las maletas y se colocará como institutriz en casa de los Bloomfield.

En casa de esta gente Agnes encuentra un clima hostil. Los niños son unas bestias salvajes, los padres no se alejan mucho de lo mismo. La institutriz es el escalón más bajo en esa casa. Si los castiga, los padres se quejan, si no los castiga, los padres se quejan, si los niños no progresan a pesar de los esfuerzos de Agnes, los padres se quejan. En particular Tom aventaja a John Reed de Jane Eyre en salvajismo. Más tarde cambiará de casa con una nueva familia enseñando a las hijas mayores. En ellas encuentra un grado de indisciplina peor. La mayor solo piensa en sí misma y dar esperanza a sus pretendientes mientras que la menor solo piensa en los caballos y no ser una dama a pesar de los esfuerzos de Agnes y las indirectas de la madre que se despreocupa de la educación de las chicas.

Toda la novela es una biografía encubierta de la propia autora. El esfuerzo de superación, el sentido del deber y sobre todo la nula consideración que se tenía (en algunos casos) por la institutriz que en muchos casos era tratada como otra criada más en lugar de alguien a quien se ha contratado para educar a los hijos. Si los padres no respetan a la institutriz menos lo harían los hijos. Aunque la ocupación era distinta, es muy parecido el caso de las señoritas de compañía, contratadas por señoras acomodadas para ejercer prácticamente de criadas. En las novelas de Agatha Christie aparecen muchos ejemplos como la señorita Lawson de El testigo mudo o la señorita Grey de El misterio del Tren Azul. Tanto ellas como las institutrices tenían que sufrir la nula educación de sus patrones. Educación no es únicamente tener conocimientos teóricos sino también una cosa que se llama modales, empatía hacia la otra persona, ser educado.


La autora
Anne Brontë nació en thorton, Yorkshire, Inglaterra, el 17 de enero de 1820. Fue la menor de los hermanos Brontë. Tras la mudanza de la familia a Haworth donde su padre llevaría la rectoría, Anne y sus hermanos crearían los mundos de Gondal y Angria. La tragedia vivida por sus hermanas mayores en el colegio Clergy Daughters, del que solo volverían Charlotte y Emily ya que Maria y Elizabeth murieron víctimas de la tuberculosis marcaría a la familia debido a que la misma enfermedad fue acabando con cada uno de los hermanos. Anne se preparó como institutriz, trabajo que desempeñaría desde los 19 años (igual que Agnes Grey), sufriendo además trato similar. Mejor suerte experimentó con la familia Robinson haciéndose muy querida por sus alumnas. Su hermano Branwell ejercería de profesor de música pero acabó enamorado de la señora Robinson con el consecuente disgusto para ambas familias que desembocó en la caída en desgracia de Branwell dándose a la bebida y al opio muriendo más tarde de tuberculosis siendo cuidado hasta el final por sus hermanas. Sus obras siguieron los difíciles comienzos como las de sus hermanas, en especial La inquilina de Wildfell Hall fue muy criticada por su dureza y ser “poco femenina” ya que trata temas como la violencia de género.
Murió de tuberculosis en Scarborough el 28 de mayo de 1849. Apenas unos meses antes habían muerto Branwell y Emily quedando únicamente Charlotte que les seguiría de la misma forma a la tumba.

Obra
Agnes Grey
La inquilina de Wildfell Hall

No hay comentarios:

Publicar un comentario