Los ritos del agua de Eva Gª Sáenz de Urturi

jueves, 30 de noviembre de 2017

Continúa la trilogía de la ciudad blanca. En esta ocasión conoceremos parte del pasado de Unai cuando un nuevo caso llega para implicarle de nuevo en una serie de asesinatos en escenarios históricos. Publicado este mismo año, la novela tiene varias rediciones, la mía de Editorial Planeta, S. A.


Tras el dramático desenlace de los crímenes dobles Unai ha permanecido mudo debido al disparo que recibió en la cabeza que le ha provocado afasia de Broca. Puede comunicarse escribiendo mensajes de texto y continúa de baja siendo controlado por su compañera, la inspectora Estíbaliz Ruiz de Gauna. En el momento de la acción Unai se entera de que la comisaria Salvatierra espera un hijo, la duda que la atormenta es que no sabe si Unai es el padre o lo es su marido. Mientras tanto unos excursionistas han descubierto el cadáver de una mujer cerca del túnel de San Adrián. Se encontraba colgado de un árbol por los pies y la cabeza sumergida en un caldero de bronce. Estíbaliz llama a Unai para que la asista ante este macabro escenario. La víctima resulta ser Ana Belén Liaño, una popular dibujante de comics vieja conocida de Unai. Para empeorar las cosas la difunta estaba embarazada.

El caso es complejo. La víctima había sido ahogada en el caldero de Cabarceno, una importante pieza arqueológica descubierta en Cantabria. La manera de cometer el crimen reconstruye un ritual de la Edad del Bronce en el que la víctima era ahogada. Para Unai el caso le lleva a su adolescencia cuando con dieciséis años conoció a Ana Belén apodada Anabel Lee por el poema de Edgar Allan Poe. Tanto él como sus amigos Asier, Jota y Lutxo jamás olvidarán su experiencia reconstruyendo un poblado cántabro en 1992 como parte de una convivencia juvenil en la que intervenía el prestigioso profesor universitario Saúl Tovar acompañado de su hija Rebeca.

Si algo me gustó de El silencio de la ciudad blanca fue la meticulosidad de la autora al situar los crímenes en enclaves históricos como ha hecho ahora con sus ritos del agua. Aparecen zonas de Cantabria y el País Vasco con fuerte presencia celta cuyos vestigios quedan en yacimientos arqueológicos. Qué motivación tiene el asesino a la hora de escenificar sus crímenes en zonas históricas, por qué asesinar a Ana Belén que estaba embarazada y qué ocurrió en 1992 son los ejes centrales de esta nueva trama. En esta ocasión conoceremos un poco más a Unai, Alba y Estíbaliz, los miedos de Unai a la hora de recuperar el habla, los miedos de Alba sobre la paternidad de su bebé y cómo la verá la sociedad si es que resulta ser hija de su marido. En cuanto al asesino, tiene una motivación aceptable aunque puede que a alguno os decepcione, el final lo encuentro un poco abrupto y un tanto melodramático en cierta parte. Que puede que sea quisquilloso, sí, pero uno tiene que ser sincero.

Si también habéis leído Los ritos del agua podéis dejar en los comentarios vuestra opinión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario