Cuchillo de palo de César Pérez Gellida

martes, 19 de septiembre de 2017


Ya tenía ganas de continuar con esta trilogía pero entre unas cosas y otras no ha habido manera. Nos metemos de lleno en la vida de Ramiro Sancho que ha ido en picado tras ser suspendido de su empleo tras el trágico desenlace del secuestro de Sarna con gusto. Sancho bebe, Sancho juega cantidades exorbitantes en el local de un mafioso, Sancho frecuenta la compañía de una prostituta que ha llegado de forma ilegal a España y es obligada a prostituirse para saldar su deuda. Es un policía que ha perdido su sentido del deber. Por otro lado tenemos a Erika, Olafur y Japp que prosiguen su investigación sobre los Hombres Puros, el grupo secreto que mueve los hilos del mundo. Los arcángeles se han puesto en movimiento y en cualquier instante pueden ser descubiertos.

La novela se centra en dos partes bien diferenciadas pero con capítulos entremezclados, la línea habitual. Por un lado Sancho ha descendido a los infiernos. Tal y como se anuncia en el prólogo, vemos al personaje a fondo, ha caído en picado, se ha dejado llevar y ya parece no importarle nada cuando presta su ayuda a estos mafiosos que trafican tanto con drogas como con mujeres que se traen desde África con la promesa de un trabajo digno. Es un personaje oscuro, Sancho tiene su lado oculto a pesar de ser el protagonista. Existen cientos de personajes similares que son los héroes protagonistas o anti héroes con sus puntos positivos y negativos pero también héroes perfectos que no se despeinan y aquí, en esta nueva trilogía vemos que nuestro protagonista crece, no es el mismo que en los primeros libros, tiene heridas internas y eso es lo que nos gusta.
Y qué decir de Erika y el equipo. Esta asociación secreta digna de las historias de los Iluminati, con sus nombres en clave, la parafernalia y un líder de espanto. Digo de espanto porque el señor da miedito tal y como Pérez Gellida nos lo presenta ya no solo por su mente sino también por su físico. Un buen malo es temido por sus adjuntos y a este malo se le teme, no se anda con medias tintas, nadie le hace sombra, nadie le traiciona.

Me dijeron que me iba a gustar y joder cómo me he comido el libro en apenas cuatro días. No es que esté haciendo la reseña justo al acabar, he tenido que dejar unos días (entre otras cosas la vagancia y la acumulación de lecturas y entradas), para ponerme con ella. Tengo reservado el tercer libro, soy el segundo pero qué le vamos a hacer. Mientras no me los compre en físico voy tirando de biblioteca. Por cierto este ejemplar al igual que Sarna con gusto viene de la Biblioteca Regional de Murcia y lo podéis encontrar en la sección de novedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario