Asesinato en el Orient Express de Agatha Christie

viernes, 8 de septiembre de 2017

Asesinato en el Orient Express (Murder on the Orient Express) en el original, es una novela de 1933. Uno de los clásicos por excelencia, quizás la novela más recomendada cuando alguien pregunta por dónde empezar a leer la obra de Agatha Christie, quizás mejor conocida por la versión de la gran pantalla protagonizada por Albert Finney o por la de David Suchet. Quien no la conoce. Esta edición es de Editorial Molino, la tengo desde hace bastante tiempo de cuando salían los coleccionables del quiosco. También tengo una edición de RBA de una colección de 2008 que se podía conseguir comprando el periódico La Verdad. Tuve otra edición de la colección que sacó El País pero la regalé.


Un tren repleto de personajes desconocidos, una vacante de última hora, un hombre que teme por su vida y mucho movimiento nocturno. Poirot se despierta con la noticia de que uno de sus compañeros de viaje ha sido asesinado salvajemente en su compartimento. Todos los pasajeros del vagón son sospechosos. Monsieur Bouc pide ayuda al detective para esclarecer lo ocurrido. Nadie conocía al difunto, cada uno de ellos tiene sus propios problemas, nadie tenía motivos para matarlo pero algunos de ellos afirman haber oído y visto cosas por la noche.

Había motivos de sobra para asesinar a Samuel Ratchett y nadie sentirá su muerte. La causa de la muerte son múltiples puñaladas que desde el principio parecen haber sido descargadas al azar en diferentes partes del cuerpo y además de diversa gravedad. Los viajeros del mismo vagón afirman que no lo conocían, todos ellos son de diferentes nacionalidades y estratos sociales como la princesa rusa Dragomiroff que viaja con su doncella, Andrenyi, diplomático húngaro que viaja junto a su esposa, Mary Debenham, inglesa, la señora Hubbard, americana y quisquillosa… ¿Quién de ellos tendría motivos para asesinar a Ratchett? ¿O es que el asesino ha huido en plena ventisca? El tren queda atrapado en plena tormenta de nieve y no es probable que el asesino haya podido escapar.

El clásico por excelencia, la novela más recomendada, la que casi todos hemos leído al empezar con las obras de Agatha Christie. Como dato curioso, Ingrid Bergman y Lauren Bacall formaron parte de la película que se rodó en los años setenta con Albert Finney en el papel de Poirot. Digo curioso porque ambas habían protagonizado varias películas y no solían aparecer como personajes recurrentes. Ambas hacen una interpretación estupenda de la señora Hubbard (Bacall) y la misionera asustadiza (Bergman), su personaje fue cambiado para la película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario