1984 de George Orwell

miércoles, 26 de julio de 2017


Nineteen Eighty-Four es su título original, fue escrita en 1949. Esta edición Debolsillo es de febrero de 2017, lleva editándose desde 1987 con permiso de los herederos del autor. En 2013 el grupo Penguin Random House comenzaría a editarla. Incluye además el epílogo de Thomas Pynchon (2003).

Winston vive en una sociedad controlada las veinticuatro horas del día por los miembros de la Policía del Pensamiento que a su vez rinden cuentas al Partido, una élite de privilegiados que están directamente por debajo del Hermano Mayor el líder del país. Cada acción cotidiana está condicionada por la normativa del partido, el pasado es cambiante, se modifica todo para mayor gloria de Oceanía y eso bien lo sabe Winston que trabaja haciendo las correcciones y destruyendo lo que solo unos días antes era el pasado oficial del país. Las relaciones siguen un estricto procedimiento, la burocracia se ha adueñado de todos los campos, constantemente se entra en guerra con Eurasia o Esteasia y según soplen los vientos Oceanía estará a favor o en contra, serán aliados eternos o enemigos de toda la vida. Nadie puede decir lo contrario debido a que las pruebas no existen, son destruidas cada día. Winston vive con el terror de hacer o decir algo indebido delante de las numerosas cámaras de seguridad del Partido, de las brigadas de repelentes niños espías que acusan a cualquiera de cualquier delito. Además de la evolución fatal de las formas de vida también se encuentra que el gobierno decide cómo se debe hablar ya que como la economía de austeridad, el lenguaje se acorta para usar el menor número de palabras posible. Para los habitantes de Oceanía no hay cultura histórica, las jóvenes generaciones no saben qué hay más allá, qué es Europa o qué fue la gran guerra, solamente saben que hubo una guerra contra el Hermano Mayor y que este derrotó a los enemigos del nuevo orden y deben rendirle homenaje. Para mantener viva esa afección al gobierno se creó el Odio, una especie de mítines en los que los traidores, aquellos que se levantan en contra del gobierno son humillados públicamente, esta gente desaparece sin dejar rastro, dejan de existir. Los afectos al régimen disfrutan insultando a supuestos traidores que nunca han visto en realidad. ¿Puede vivirse de esa forma eternamente sin que se produzca algún cambio?

LA GUERRA ES LA PAZ
LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD
LA IGNORANCIA ES LA FUERZA

Solamente puedo deciros que 1984 es bestial. Cuando uno piensa en regímenes políticos controladores piensa lógicamente en la prohibición de ideas contrarias a la del régimen, todos controladitos y siendo buenos chicos, represión, ideología las veinticuatro horas del día. Orwell lo lleva más allá, todo es controlado, el pasado desaparece y cambia a conveniencia de manera que si ayer las verduras eran buenas, hoy las verduras son malas y no hay más que decir porque en los libros de historia leerás que siempre han sido malas. Es un régimen peligroso ya que los elementos más moldeables, los niños, maman de estos conceptos y se convierten precisamente en el peligro que el gobierno quiere evitar, han crecido denunciando sin pruebas a cualquiera que les pareciera sospechoso de ser un criminal simplemente por andar solo por la calle, tarde o temprano esto se vuelve en contra de este gobierno. Es una opinión personal. Cualquier régimen cae por su propio peso, el exceso de tiranía acaba volviéndose en contra. Pensad en los dictadores conocidos actualmente, muchos han caído por sus excesos bien por una rebelión, bien por la invasión extranjera. 1984 nos enseña el terror de vivir en uno de estos regímenes autoritarios. Es algo que quizás no está tan lejos de ocurrir en la realidad. Hay países donde Internet está restringido, donde un líder, sin ser carismático tiene el poder y uno no deja preguntarse, por qué y cómo ese tipo sigue en el poder.

2 comentarios:

  1. Yo debería leer este libro, pero no encuentro el momento, porque no guardo malos recuerdos de Rebelión en la Granja y la hija del clérigo tampoco estaba tan mal del todo y por eso no me costaría empezar con 1984. Supongo que esperaré a que me entren las ganas de leerlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Pues cuando lo leas lo comentamos. A mí me ha sorprendido bastante y quiero leer más cosas de Orwell.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar