La última causa perdida de Dennis Lehane

domingo, 2 de abril de 2017


La sexta entrega de la serie Kenzie y Gennaro nos trae de vuelta a algunos de los personajes de Desapareció una noche. Es la secuela del caso que complicó la vida de Patrick y Angela hasta más allá del límite por toda esa tensión y sobre todo violencia que vivieron. Moonlight Mile en el inglés original se publicó en el año 2010 y vino a España con la edición de RBA Serie Negra en 2011. Este ejemplar viene de la Biblioteca Regional de Murcia.

No puedo evitar los spoilers. De hecho es bueno que ya tengáis leído Desapareció una noche porque en esta secuela se remonta a algunos de sus personajes y sus finales.

Amanda McCready ha vuelto a desaparecer sin dejar rastro. Doce años antes Patrick y Angela la buscaron y pese a la oposición de Angela (y medio mundo), fue devuelta a su madre, Helene.
Si ya en el pasado Helene demostró ser una inepta como una catedral, ahora, sigue siéndolo pero esta vez parece tener la habilidad de juntarse con lo peorcito de la ciudad. Amanda ha crecido en este ambiente y pese a ello, según cuentan varios testigos, es una chica modelo, una buena estudiante, un historial intachable pero ninguna amiga íntima con excepción de Sophie, la hija de un gurú del deporte bastante gilipollas. Con todo ello Amanda ha vuelto a desaparecer y Beatrice, su tía, pide ayuda de nuevo a Patrick para encontrarla.

A falta de leer Plegarias en la noche. El tiempo ha pasado y Patrick y Angela han formado una familia. Tienen una hija llamada Gabriella, los mismos problemas que miles de familias de clase media y él un trabajo que detesta. Patrick lleva tiempo buscando una plaza fija en Duhamel-Standiford, una agencia dedicada a las investigaciones privadas. Después de su último caso Patrick tiene menos ganas de seguir hasta que se reencuentra con Beatrice McCready que le pide ayuda. Aunque en un principio se niega, el veterano detective comienza a investigar después de una disuasoria entrevista con unos matones.


Encontramos a unos protagonistas veteranos que han visto de todo. Patrick no está dispuesto a seguir metiéndose en embrollos de gran calibre, ha visto lo peor de la sociedad y está más que harto mientras que Angela pese a no permanecer activa después del nacimiento de su hija, también opina lo mismo y su primera reacción es no involucrarse. Vemos de vuelta a Beatrice y Helene McCready, la primera vapuleada por la vida después del final de Desapareció una noche la segunda sigue igual pero esta vez es la novia de un falsificador. Tiene su aparición uno de mis personajes favoritos, Bubba, aunque no sale tanto como yo quisiera pero sigue siendo un personaje entrañable. La pega que le veo es la repetición en cuanto a miembros de la mafia muy del rollo de esta saga. También hay que admitir que Yefim y Pavel son muy simpáticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario