El Principito de Antoine de Saint-Exupéry

jueves, 17 de noviembre de 2016

Era bien pequeño cuando leí por primera vez este librito. Es uno de esos regalos que los mayores hacían antes, no sé si ahora la electrónica les habrá ganado la partida pero en mis tiempos vestía mucho regalar literatura a los críos. El caso es que rebuscando encontré hace unos días esta edición tan chula de un cajón. Anteriormente yo lo había leído en una edición de bolsillo que no sé dónde estará pero mientras aparece tengo esta.
La edición es de 1994 distribuida por Círculo de Lectores que obtuvo la licencia por cortesía de Emecé Editores, S.A., Barcelona.


Mientras permanece varado en el desierto después de sufrir su avión una avería, el protagonista conocerá al Principito que se encuentra de viaje. El pequeño empieza su inolvidable diálogo pidiendo una cosa muy sencilla, que le dibuje un cordero. Sorprendido, el aviador comienza a dibujar bocetos hasta satisfacer las necesidades del pequeño que buscaba el cordero adecuado. Posteriormente le hablará de su vida en su pequeño planeta donde vive con escasas necesidades, le habla de sus viajes conociendo a un rey solitario, el hombre de negocios, el farolero… hasta llegar al planeta Tierra.


Escrito en primera persona y con una sencillez tremenda se nos presenta una historia maravillosa que no necesita de giros intrincados ni grandes aventuras para darnos a entender el mensaje. El mundo de los adultos es demasiado complicado y siempre andan ocupados para preocuparse de las pequeñas cosas como hace el Principito en su sencillo estilo de vida fijándose en esos pequeños detalles que a veces pueden ser un auténtico quebradero de cabeza. Es un librito que se lee en una tarde que me ha traído recuerdos y que recomiendo encarecidamente.


El autor
Antoine Marie Jean-Baptiste Roger Conde de Saint-Exupéry nació en Lyon, Francia, el 29 de junio del año 1900, murió el 31 de julio de 1944 en la isla de Riou, Marsella, Francia. Fue escritor y aviador, su obra más famosa es El Principito. Entró en la compañía aérea Latécoére transportando correo por todo el mundo al tiempo que escribía sus obras. En Buenos Aires conoce a Consuelo Suncíon, una millonaria con la que se casó. Pasó a ser director de la empresa Aeroposta Argentina filial de Aéropostale en América Latina. En 1932 tras la bancarrota de la compañía se convierte en periodista y escritor a tiempo completo aunque siguió como piloto de pruebas. En 1939 fue llamado a filas por el ejército del aire y perteneció a una cuadrilla de reconocimiento aéreo. Tras el armisticio marcha a Francia y se dirige a Nueva York hablando a favor de la Resistencia. Desapareció junto a su avión en 1944 en una de sus misiones de reconocimiento en zona francesa. Su avión apareció en el año 2000 junto con su identificación.

Obras
El aviador 1926
Correo del Sur 1928
Vuelo nocturno 1931
Tierra de hombres 1939
Piloto de guerra 19442
El Principito 1943
Carta a un rehén 1944

Publicadas después de su desaparición
Ciudadela 1948
Notas de juventud 1953
Cuadernos 1953
Cartas a su madre 1955
Escritos de guerra 1982
Manón, bailarina 2007
Cartas a lo desconocido 2008


Dejadme en los comentarios si habéis leído El Principito y qué os pareció o si no lo habéis leído nunca quizás es buen momento para empezar.

4 comentarios:

  1. Ya he leído el principito, y coincidencialmente también lo hice de pequeña; aunque en ese entonces nadie me regalaba libros (ni ahora tampoco :'V ) así que yo lo tomé prestado de la biblioteca.

    Cuando lo leí la primera vez no capté los mensajes, ni las metáforas. solo me leí la historia, así, literalmente y me gustó mucho. Luego me reencontré con la historia y leerla de nuevo fue como leer otro libro, lo comprendí más y me acordé de las bellísimas frases que tiene.

    "Lo esencial es invisible a los ojos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que si? Es descubrirlo de nuevo cuando ha pasado un tiempo. Una de las mejores lecturas. Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. ME ENCANTA este libro. Intento releerlo una vez al año :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo cuando algo nos gusta tanto podemos ir a buscarlo año tras año para seguir saboreandolo. Muchas gracias por tu comentario :)

      Eliminar