Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley

miércoles, 14 de septiembre de 2016


Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley fue publicada en 1818 y constituye una de las obras inmortales de la literatura. Mi ejemplar forma parte de la colección de 1999 Las cien joyas del milenio, Ana María Moix escribió el prólogo. La concepción de esta novela surgió a raíz de un viaje a Suiza donde la autora viajó junto al poeta Shelley, Lord Byron y un amigo de este, el doctor Polidori. Fue Byron quien propuso escribir un relato fantástico después de pasar unos días aislados por las condiciones climatológicas y relatar numerosos relatos de fantasmas. La autora no encontró inspiración. Sería a partir de una discusión filosófica entre Byron y el poeta Shelley sobre la búsqueda del principio vital, la chispa de la vida y utilizarlo en la materia inerte. En su discusión sacaron a relucir a Erasmus Darwin, abuelo de Charles Darwin ya realizaba experimentos relacionados y a Galvani que tenía la teoría de que aportando electricidad a los músculos de un cuerpo muerto podría devolverse a la vida. Poco después Mary Shelley pensaba en todo esto y surgió la novela que hoy podemos disfrutar.


Para leer la novela hay que olvidarse de todo lo que sabemos de Frankenstein por el cine y las series de televisión porque no se parece en nada. No es una historia de terror, Mary Shelley hace que el lector profundice en las emociones de sus dos personajes principales. Victor Frankenstein no es un científico loco o malvado que crea al monstruo para su satisfacción personal. Es precisamente Frankenstein quien cuenta su historia, se describe como un hombre joven con pasión por el conocimiento. Estudia filosofía natural de la mano de sus profesores, se interesa por el estudio de la anatomía humana usando para sus estudios cadáveres robados de los cementerios. En el siglo XVIII era una práctica habitual el robo de cuerpos por un precio, estos cuerpos eran utilizados en secreto por profesores universitarios sobre todo profesores de medicina para sus clases prácticas. Victor, en su afán de descubrir todos los misterios cree haber descubierto el más importante de todos, el secreto de la vida. Siendo poseedor de la solución no vacila en llegar al extremo, crear vida desde la muerte.

Como decía, no hay que leer esta novela pensando en las películas que se han hecho. El proceso seguido por Frankenstein para crear a la criatura o el monstruo no es detallado por la autora, solamente sabemos que reunió partes de distintos cuerpos construyendo un ser no del todo humano y en su propia ambición lo construye alto, fuerte y vigoroso. Al ver que su trabajo da fruto, su criatura se levanta y anda entonces entra en pánico y huye abandonando su creación.

Todo el mundo sabe que el monstruo se levanta no es ningún spoiler.

La narración comienza con las cartas de Robert Walton a su hermana, él es capitán de un barco que explora el Polo Norte, comienza relatándole partes del viaje. En el diario del capitán explica cómo en mitad de los hielos su tripulación encuentra a un hombre que asegura perseguir a un enemigo, este hombre rescatado es Frankenstein. La historia pasa a ser narrada por el doctor que hablará a Walton de su vida hasta el momento en que decidió sobre pasar todas las fronteras y crear vida. Es un relato increíble e impactante que no deja indiferente a nadie. Por un lado tenemos el punto de vista de Frankenstein y por otro el de la propia criatura que después de su despertar se encuentra perdida en un mundo que no conoce y donde nadie le acepta.

Ambos personajes son dignos de compasión, por un lado Frankenstein paga muy caro el querer igualarse a Dios, el único portador de la vida y el único que puede quitarla, sus conocimientos le han llevado a crear algo imposible. Por otro lado la criatura asustada que poco a poco va conociendo a los humanos y desea su compañía para alejar la soledad espantado de su propia apariencia. Maldice a su creador por haberle dado esa forma e intenta llegar a un acercamiento pero es rechazado lo que le provoca desdicha y un deseo de venganza.


La autora
Mary Shelley nació el 30 de agosto de 1797 y murió el 1 de febrero de 1851. Fue hija de Mary Wollstonecraft, una de las feministas más fervientes del siglo XVIII autora de Vindicación de los derechos de la mujer publicada en 1792. Su padre fue el filósofo progresista William Godwin.
Famosa por sus escritos, la autora no solo se dedicaba a la escritura sino que también promocionaba las obras de Percy Shelley quien primero sería su amante, ya que él estaba casado. Frankenstein no fue su única novela ya que Mary Shelley abarcó varios géneros como el histórico. A pesar de escribir artículos y participar activamente en política siempre se la recordó como la autora de Frankenstein y su vida amorosa además de las relaciones de su madre hasta que se comenzó a estudiar más a fondo su carrera dedicada por entero a la literatura.

Obras (Recomendadas según la crítica)
Mathilda (1819)
Valperga o Vida y aventuras de Castruccio, Príncipe de Lucca (1823)
El último hombre (1826)
Perkin Warbeck (1830)
Lodore (1835)
Falkner (1837)


La actriz Anna Maxwell Martin interpretó a la escritora en la serie inglesa The Frankenstein Chronicles protagonizada por Sean Bean que tendrá que descubrir quién se esconde tras los asesinatos de varios niños de los suburbios de Londres cuyos cuerpos aparecen cosidos con miembros de otras personas y qué relación puede tener con la novela de Mary Shelley.


Harry Treadaway interpretó a Victor Frankenstein en la serie Penny dreadful mientras que Rory Kinnear interpretó al monstruo cuyo nombre en la serie fue John Clare.

No hay comentarios:

Publicar un comentario