El cuadro de Agatha Christie

martes, 21 de junio de 2016

Cuarta aventura de los Beresford, es un regalo que me hicieron de la Feria del libro de ocasión aunque el pobre parece que lo atropelló un coche dado su estado. Titulado originalmente By the pricking of my thumbs es una novela de 1968 que forma parte de Selecciones de Biblioteca Oro, colección de Editorial Molino.


SINOPSIS
Tommy y Tuppence acuden a visitar a la vieja tía Ada que se encuentra en una residencia de ancianas. Mientras espera a su marido, Tuppence conoce a la señora Lancaster, una simpática anciana que de repente le hace una extraña pregunta: “¿Pensaba usted en su pobre criatura?”  Además de referirse a una chimenea y que nadie la creyó. Poco después tía Ada fallece y entre sus efectos personales se encuentra un cuadro que llama poderosamente la atención de Tuppence.

TOMMY: un hombre de mediana edad que no hace caso de las ideas de su mujer cuando comienzan a ver los efectos personales de la difunta tía Ada. Para Tommy el cuadro no tiene nada de especial y le dice a su esposa que no pierda el tiempo con una búsqueda inútil.

TUPPENCE: encontrar el cuadro supone el despertar de nuevo la aventura. Ahora Tuppence es una mujer madura que no deja de dar vueltas a su imaginación. La visita a tía Ada, las extrañas palabras de la anciana señora Lancaster y su extraña desaparición hacen que quiera encontrarla para averiguar más cosas sobre la pintura en concreto sobre la casa que cree haber visto en una ocasión.

MRS LANCASTER: anciana residente en Sunny Ridge al igual que la difunta Ada. Una señora de aspecto normal que parece asustada por un viejo recuerdo, algo relacionado con una criatura y una chimenea. Inesperadamente unos parientes acuden a buscarla para llevarla a vivir con ellos.

MISS PACKARD: encargada de la residencia que informa a Tuppence sobre la marcha de la señora Lancaster. Es una mujer eficiente que se hace cargo de disponer de los objetos personales de la difunta tía Ada.

MRS JOHNSON: misteriosa mujer que acude en busca de la señora Lancaster alegando ser una prima lejana que ha vuelto del extranjero junto a su marido.

LA HISTORIA
Un par de pistas son suficientes para que Tuppence, desoyendo los consejos de su marido, inicie una búsqueda por su cuenta para encontrar a la dueña del cuadro. Consigue localizar la casa que aparece representada en el cuadro. Los enrevesados caminos secundarios campestres la llevan a una pequeña población plagada de viejas historias relacionadas con la casa y sus numerosos habitantes.

OPINIÓN PERSONAL
Tenía ganas de saber cómo continuaban las aventuras de esta pareja. Podemos comprobar que han pasado unos cuantos años desde los acontecimientos de Sans Souci y ahora los Beresford parecen haber dejado atrás las aventuras hasta que Tuppence decide involucrarse en la desaparición de la señora Lancaster sin tener apenas pistas por dónde empezar. Poco a poco la madeja se va desenredando a medida que Tuppence sigue una serie de historias que no parecen tener relación entre sí. Artistas que se alojan en pequeñas aldeas rurales para pintar paisajes bucólicos, una actriz que vivía en una solitaria casa, una saga familiar con antecedentes psiquiátricos, el excesivo buen hacer de una colaboradora de la iglesia, la muerte de varios niños… son algunas de las historias locales que cuentan a Tuppence tras encontrar el lugar representado en el cuadro. ¿Pero cómo se relaciona todo esto con la señora Lancaster? Sin saberlo la señora Beresford se pone en peligro a sí misma mientras que su marido acude a una reunión bastante aburrida en la que no se llega a ningún acuerdo.
Los recuerdos de los más ancianos siempre entremezclados dan forma a esta novela. Tan solo hay que saber tirar del hilo para separar los hechos importantes para la trama de los que suceden al mismo tiempo y no tienen relación con ellos. Existe un pequeño detalle que conecta esta novela con Un crimen dormido protagonizado por la señorita Marple.

No hay comentarios:

Publicar un comentario