Muerte en La Fenice de Donna Leon

miércoles, 27 de abril de 2016

Primer caso del comisario Brunetti. Death at La Fenice es una novela de 1993 que viene con la Editorial Seix Barral y la edición es de 2006-2007.


SINOPSIS
Un famoso director de orquesta ha muerto en su camerino en el teatro veneciano La Fenice. Muy pronto se descubre que murió envenenado con cianuro y de inmediato se centran las sospechas en su entorno más cercano, su mujer y los cantantes de la ópera que estaba dirigiendo. El comisario Guido Brunetti será el encargado de investigar este caso para poner fin a los rumores que se están haciendo eco en la prensa.

GUIDO BRUNETTI: comisario de la policía veneciana encargado de descubrir la verdad tras esta extraña muerte. Casado con Paola desde hace casi veinte años, tiene dos hijos, Chiara y Raffaele. Es un hombre tranquilo que trabaja a su manera, aborrece a su jefe y procura evitar

HELMUT WELLAUER: famoso director de orquesta de origen alemán que aparece muerto en su camerino. Minutos antes el maestro había estado dirigiendo La Traviata y durante el descanso acudió al camerino del que no volvió a salir. Parece ser que estuvo de un humor extraño días antes, durante los ensayos.

ELIZABETH: su joven esposa que se encontraba en el palco viendo la ópera. Parece bastante impresionada por lo sucedido, no esperaba que su marido fuese a morir de esa forma. Como siempre, la esposa es una de las principales sospechosas.

FLAVIA PETRELLI: famosa cantante italiana que protagonizaba La Traviata, una diva de la ópera con una vida personal cuestionable según el sector conservador de la sociedad. Petrelli tuvo un encontronazo con Wellauer.

PATTA: superior inmediato de Brunetti, un hombre demasiado pagado de sí mismo dado a pronunciar largos discursos a la hora de repartir los casos entre sus subordinados.

LA HISTORIA
El primer caso de Brunetti nos lleva a las bambalinas de los músicos y cantantes, a las entrañas de un teatro donde cualquiera pudo moverse para verter veneno en la taza del maestro Wellauer. Y el caso es que cualquiera pudo hacerlo ya que es relativamente sencillo deslizarse por los pasillos y entrar en los camerinos durante las actuaciones, todo el mundo está pendiente de la obra y nadie repararía en que alguien abandona su puesto o que alguien llegara de fuera. Por otro lado encontramos descripciones de una ciudad y una sociedad que pervive a pesar de los continuos cambios modernos.


DONNA LEON
Nació en Nueva Jersey en 1942, estudió en Perugia y Siena en 1965, trabajó como guía turística en Roma, trabajó en varios países de Europa y Asia como profesora. Reside en Venecia desde 1981 ciudad donde se desarrolla la acción de las novelas protagonizadas por Guido Brunetti. Precisamente es en la ciudad donde reside donde menos se la conoce ya que prefiere mantener su vida privada separada de la pública, es por esto que sus novelas no se traducen al italiano.

Sus libros han sido traducidos a más de veinte idiomas y es un fenómeno de críticas y ventas en Europa y Estados Unidos.

NOVELAS
Muerte en La Fenice
Muerte en un país extraño
Vestido para la muerte
Muerte y juicio
Acqua alta
Mientras dormían
Nobleza obliga
El peor remedio
Amigos en las altas esferas
Un mar de problemas
Malas artes
Justicia uniforme
Pruebas falsas
Piedras ensangrentadas
Veneno de cristal
Líbranos del bien
La chica de sus sueños
La otra cara de la verdad
Cuestión de fe
Testamento mortal
La palabra se hizo carne
El huevo de oro
Muerte entre líneas
Sangre o amor
Las aguas de la eterna juventud

Otras novelas
Las joyas del paraíso
Sin Brunetti
Sobre Venecia
El Sabor de Venecia

OPINIÓN PERSONAL
No sé si es para mí. Quiero decir, es la segunda novela que leo de esta autora (hace tiempo leí Testamento mortal que está pendiente de renovar reseña), ninguna de las dos acabó de llamar mi atención aunque debo reconocer que es una forma distinta de contar este tipo de historias pero precisamente he venido a dar con dos que no siguen la fórmula habitual. Si alguno habéis leído estas novelas u otras de Donna Leon sabréis a qué me refiero. No creo que se siga la misma fórmula en todos los casos, creo que ha sido el azar que me ha llevado precisamente a estas dos novelas. No me ha acabado de gustar Muerte en La Fenice, su trama es lenta y sus personajes excepto por un par de excepciones tampoco se me han hecho atractivos. En el caso de Flavia Petrelli sí que me ha gustado su actitud y el por qué la mantiene. Brunetti también me ha gustado, es un investigador distinto a lo que tengo acostumbrado, no pierde la compostura. Y se aleja del típico policía viudo o solterón con una historia oscura detrás, es un hombre normal y corriente con su familia. La historia de la víctima tampoco me ha atraído, tampoco es que Wellauer se hiciera querer, se tiene un gran motivo para desear su muerte pero el resultado no ha sido el esperado por mi parte aunque se va intuyendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario