Cuando una novela no nos gusta

jueves, 17 de septiembre de 2015

Hace pocos días leí una reseña bastante negativa sobre una de las últimas novelas sacadas a bombo y platillo. Las editoriales lanzan una publicidad aplastante sobre la novela de turno. Que si es lo mejor que vas a leer. Que si te gustó la trilogía tal te gustará esta nueva. Que si es la Agatha Christie del momento... Publicidad que busca desde luego la atención del cliente y vender el producto. Pero a veces el cliente no queda satisfecho.

Una de las últimas novelas sacadas con tanto entusiasmo llama la atención de un lector, compra la novela y al comenzar a leerla descubre que la trama no le gusta, que continua leyendo página tras página y no encuentra nada que le llame la atención, la novela no tiene atractivo, no consigue despertar el interés. El lector por lo tanto se siente frustrado porque esa novela tan laureada resulta ser un tostón, algo que ni siquiera se puede acabar de leer porque se hace incomible.

¿Es lógico que ese lector se sienta frustrado? Claro que sí.
¿Acaso no puede expresar su opinión sobre la novela? Claro que sí.
¿Se le tiene que tildar de hater a ese lector? No.

Es acojonante como en las redes por uno que difiera en la opinión colectiva se le tenga que apartar porque su opinión no es favorable al producto. No todo el mundo tiene que babear por una novela. Ya no solo una novela. Una serie, una película, un programa de televisión, cualquier cosa. Hay quien no podrá estar de acuerdo con los demás. Porque sus gustos no tienen por qué ser como los de otros. No a todos nos puede gustar lo mismo. Pero hablando de esas novelas con semejante publicidad es normal que el cliente recule y no se fíe en un principio. Prefiere esperar y ver otras opiniones. Pero en el caso de leer esa novela tan publicitada y descubrir que no es lo que esperaba causa rechazo, indignación, todo por una publicidad a veces engañosa que enmascara una novela de baja calidad por no decir algunas veces deprimente, aburrida, sin sentido... todo por el bum del momento. Es completamente normal que el lector entonces cargado de frustración, sintiéndose estafado hable mal de la novela, de una novela que no le ha gustado, de una novela que a otros podrá gustarle pero que a otros puede no gustar.

Es cosa de esa publicidad pienso yo que la mayoría caen en la trampa y acaban cargando con una novela que no les gusta y terminará apartada en cualquier rincón de sus casas hasta que llegue el momento de tirarlo a la basura o bien buscar a alguien que quiera tenerlo. ¿Triste verdad?

Ya buscaré hablar de algo más alegre en la próxima entrada.

1 comentario:

  1. CHAPÓ.

    Creo que en la blogosfera literaria tiende a haber en ocasiones peloteo descarado; se nota muchísimo cuando le han regalado la novela al bloguero lameculos de turno, y este tiene que hablar (exageradamente) bien de la novela para que la editorial quede contenta y le vuelva a mandar otras. Feo, feo...

    Por otra parte, leer críticas exageradamente buenas puede llevar a que el interesado en la novela se cree 'hype' (expectativas) de más. Es decir, que quizá en otras circunstancias hubiera leído la novela en cuestión y le hubiese gustado, pero si vas con una idea preconcebida y esperas que el libro vaya a ser APOTEÓSICO y te encuentras con un libro del montón, o simplemente correcto... te quedas con ganas de más, es normal.

    Lo que no es tan normal es que se tilde como dices de 'hater' a alguien que critica un libro o serie. Un 'hater' es por definición alguien que odia irracionalmente, no puedes llamar 'hater' a alguien que realiza una crítica constructiva porque simplemente ese producto no le ha gustado y argumenta su opinión... ¡vaya humos se traen algunos!

    Esperaremos tu próxima entrada más alegre ;P

    ResponderEliminar