Intriga en Bagdad de Agatha Christie

viernes, 22 de mayo de 2015

Da gusto volver a leer algo de Agatha Christie después de tanto tiempo. Como dije en la antepenúltima reseña, Intriga en Bagdad fue una de las novelas que compré por apenas cuatro euros y que venía en una edición de pasta dura de los años ochenta en la colección Grandes Maestros del Crimen y Misterio. La edición incluye tres novelas de la autora, Intriga en Bagdad, El truco de los espejos, con Jane Marple y La señora McGinty ha muerto con H. Poirot. Estos dos últimos todavía no los empezaré ya que nuestra batalla contra los exámenes ha comenzado esta misma mañana.


SINOPSIS
Una serie de extraños acontecimientos ocurren o están a punto de ocurrir en la milenaria Bagdad. Victoria Jones, una chica que sigue sus impulsos decide seguir al atractivo Edward hasta Bagdad sin tener idea del idioma y de cómo sobrevivir sin un empleo. Pero Victoria es una chica muy despierta y muy pronto verá la oportunidad de viajar a la primera ocasión inventando una mentirijilla para entrar al servicio de una dama bien avenida. Al mismo tiempo el servicio secreto se prepara para la llegada de Carmichael, un valeroso agente que porta información valiosísima para la seguridad de todos. Mientras tanto, fuerzas opuestas no van a permitir que el valiente agente llegue hasta su contacto en Bagdad.

LA PROTAGONISTA
Victoria Jones es una joven mecanógrafa que se queda prendada del atractivo Edward, un chico que viajará a Bagdad en compañía de un ilustre profesor. Sin pensárselo dos veces Victoria utilizará todos los trucos a su alcance para dar con Edward aunque eso la meta en líos. En algunos aspectos me recuerda a Anne, la protagonista de El hombre del traje color castaño por sus ganas de correr riesgos.

LA HISTORIA
Es habitual en algunas de las novelas de Agatha Christie usar la guerra como parte de sus tramas. Recordemos que ella vivió las dos grandes guerras europeas y conoció de primera mano el clima de inestabilidad y el nerviosismo que supuso el periodo de relativa "paz" y las nuevas crisis a partir de los años cincuenta. Una época donde las relaciones diplomáticas debían evitar la catástrofe y donde el espionaje estaba a la orden.

OPINIÓN PERSONAL
La novela sigue la línea habitual de personajes que no son lo que aparentan y se juega mucho con las personalidades. El principal fallo que se ve ya leyendo la lista de personajes es que están todos traducidos. Sin olvidar que es una edición relativamente vieja, los personajes se españolizan, Edward pasa a Eduardo, Richard a Ricardo, Henry a Enrique y para horror de los traductores modernos, Jane Marple pasa a Juana Marple. Es una historia entretenida y amena con Bagdad como escenario con un arqueólogo despistado, una chica de fuertes ideales, señora inglesas de reputada presencia, el cóctel típico para una buena historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario